Guía legal rápida para el 1-O: ¿Qué hay que saber?

(Imagen: https://proyectgoliath.wordpress.com/anti-represion/)

En los últimos días hemos presenciado acontecimientos que ponen en duda que España siga siendo un Estado de Derecho. Sin embargo, la ley protege a los ciudadanos ante los abusos de poder y es la única herramienta que tenemos al alcance para hacer valer nuestros derechos fundamentales. Ante la perspectiva de unos días que se prevén llenos de manifestaciones, concentraciones y protestas en el espacio público, y en un contexto en que miles de efectivos policiales se encuentran en Cataluña para evitar que se celebre un referéndum, es fundamental conocer cuáles son nuestros derechos y cómo actuar ante cualquier incidente. Conocer tus derechos te da poder y te protege ante los abusos.

Si quieres saber qué delitos te pueden imputar y cuáles no, qué hacer si la policía te pide que te identifiques, qué te pueden pedir y qué no en un registro, y cómo hacer valer tus derechos en caso de detención, sigue leyendo.

DESMONTANDO EL MIEDO: ¿DE QUÉ DELITOS ESTAMOS HABLANDO?

El discurso del Derecho penal es habitual últimamente en los medios de comunicación: lo escuchamos por parte de la Fiscalía, de organismos policiales, así como de políticos. Pero, ¿qué hay de verdad en todo esto? ¿Qué delitos se pueden cometer en la celebración del referéndum del 1-O y en las manifestaciones para defenderlo? ¿Y qué delitos se mencionan sólo para crear miedo?

Delito de sedición: Según el artículo 544 del Código Penal español, la sedición consiste en un levantamiento público y ‘tumultuario’ – es decir, con cierto grado de violencia – para impedir por la fuerza o de manera ilegal que una autoridad, corporación o funcionario púbico aplique lo previsto en la ley. Sin embargo, sólo se puede castigar penalmente a los que hayan dirigido o inducido la sedición, es decir, los ‘líderes’ de este levantamiento público. En ningún caso se puede castigar a las personas que simplemente se han sumado al levantamiento. Y recordamos que sólo constituyen sedición los levantamientos ‘tumultuarios’, en ningún caso una movilización pacífica y ordenada.

Delito de desobediencia a la autoridad: Para que se cometa este delito, se debe desobedecer a la autoridad judicial o policial. La desobediencia exige que previamente se haya dictado una orden directa y concreta, dictada con las formalidades legales, imponiendo al particular una determinada conducta. Esta orden debe ser conocida por el particular – no podemos desobedecer una orden que desconocíamos -. El particular debe haberse negado a cumplir la orden.

Imaginemos, por ejemplo, que un colegio electoral se encuentra precintado por la autoridad. Si alguien rompe el precinto para acceder al colegio, sólo estaríamos hablando de delito de desobediencia si hay una orden clara de no entrar por parte de la policía, y se puede demostrar que esta orden era conocida por la persona que rompe el precinto . En todo caso, si no se puede identificar a la persona concreta que rompe el precinto, no se puede proceder contra todo aquel que se encuentre en el local. Si no identifican el autor concreto, no hay delito. Recordemos además que es la acusación la que debe probar tanto los hechos como la autoría individual.

¿Qué nos puede pasar si nos imputan un delito de desobediencia? En el peor de los casos, si la desobediencia es considerada grave, la pena no puede superar el año de prisión, por lo que no se entraría a prisión si no se tienen antecedentes penales. Si la desobediencia es leve, tal sólo estaríamos hablando de una multa. Resumiendo, el delito de desobediencia no implica prisión si no se tienen antecedentes penales. Por norma general, sólo puede implicar una multa.

Delito de atentado a la autoridad. Este delito requiere que se agreda violentamente o intimide gravemente a un agente policial. La pena prevista va de uno a cuatro años de prisión y multa, pero sólo lo podemos cometer si hay violencia o intimidación grave a una autoridad. Si hemos actuado pacíficamente, no estamos cometiendo este delito en ningún caso, aunque desobedezcamos órdenes.

Aparte de estos delitos, en el curso de manifestaciones o protestas se nos pueden aplicar sanciones administrativas previstas en la ley conocida como ‘Ley Mordaza’. Una conducta sancionable bajo la Ley Mordaza no es un delito, por lo tanto no puede implicar una pena de prisión ni se nos puede detener por haberla cometido. Sólo se nos puede identificar para iniciar un procedimiento administrativo que, en el peor de los casos, puede acabar con una multa. Lee más sobre la Ley Mordaza aquí.

CONSEJOS PRÁCTICOS. QUÉ HAY QUE SABER EN CASO DE…

Identificación: Si la policía lo pide, nos tenemos que identificar – lo pueden pedir en cualquier momento -. Para identificarnos, sólo tenemos que enseñar el DNI, pero no nos pueden preguntar nada más allá de los datos que aparecen en el DNI. Es importante dar una dirección correcta a efectos de notificaciones judiciales. En todo caso, hay siempre pedir – con respeto y educación – que el policía también se identifique con su placa y, si es posible, apuntar o hacer una foto del número de identificación.

¿Qué pasa si nos negamos a identificarnos? Nos pueden llevar a comisaría pero no en condición de detenidos. Esto implica que no nos pueden poner en una celda ni requisar objetos personales, sólo nos pueden tener en comisaría con el objetivo de identificarnos y nos tienen que dejar ir una vez lo hayan hecho. Hay que tener en cuenta que la negativa a identificarnos, o la identificación con datos falsos, puede suponer una infracción administrativa sancionable con una multa bajo la Ley Mordaza. Por ello, hay que llevar siempre el DNI.

Registros: En cualquier momento, si estamos en un espacio público, la policía puede realizar un registro de nuestras pertenencias. En un registro, hay que garantizar la intimidad en todo momento, especialmente en el caso de menores de edad.

¿Qué puede hacer la policía en un registro?

Pueden mirar dentro de las bolsas, mochilas… etc. Es recomendable que les enseñemos nosotros mismos al interior de éstas, ya que los agentes policiales no están legalmente autorizados a tocar los objetos de dentro de la bolsa, pero sí a requerir que se les muestre todo el contenido de la misma.

¿Qué NO puede hacer la policía en un registro?

· No pueden tocar los objetos del interior del bolso o mochila. Si lo hacen, hay que recordar de manera respetuosa que no pueden hacerlo y que tú ya los mostrarás el interior de la bolsa.

· No pueden hacer ningún registro corporal sin autorización judicial. Un registro corporal sin tal autorización supone una vulneración de tus derechos fundamentales y puede acarrear consecuencias para el policía que lo realice.

· No pueden cogerte el móvil y aún menos leer mensajes y otros contenidos. Si lo hacen, están cometiendo una ilegalidad y esto puede tener consecuencias para ellos, por lo tanto hay que apuntar su número de identificación. De todos modos, se aconseja tener el móvil protegido con una contraseña. En ningún caso se te puede obligar a revelar la contraseña del móvil.

En la práctica, se han dado casos en que la policía ha requisado móviles con la excusa de la Ley Mordaza. Bajo esta ley, se puede sancionar administrativamente (multa) la grabación de imágenes en la que se vea claramente la cara del agente policial, para luego colgarlo en Internet. Por lo tanto, hay que evitar grabar o fotografiar directamente la cara de un policía, intentar limitarnos a grabar o fotografiar el número de identificación, o bien grabar un plano general sin que se puedan distinguir claramente las caras de los agentes.

¿Pueden entrar en mi casa? El registro de un domicilio u oficina particular por parte de la policía sólo se puede realizar si el propietario da permiso para entrar, o si la policía tiene una orden judicial específica de entrar en aquel domicilio en concreto. En todo caso, el propietario tiene derecho a estar presente mientras se registra su domicilio.

Detenciones: Sólo se puede detener a un sospechoso de haber cometido un delito. Si la policía te detiene, están obligados a informarte de que quedas oficialmente detenido, de los motivos de la detención y de cuáles son tus derechos. Una detención sin causa legal es una vulneración de tus derechos fundamentales.

En cualquier caso, no hay que declarar absolutamente nada ante la policía ni en la calle ni en comisaría, ya que se podría utilizar posteriormente en tu contra. Hay que pedir la presencia de un abogado, ya sea particular o de oficio, y entrevistarse privadamente con él antes de hacer ninguna declaración.

Hay que tener presente en todo momento cuáles son tus derechos como detenido:

· Derecho a ser informado de los hechos que se te imputen
· Derecho a guardar silencio y a no responder a ninguna pregunta.
· Derecho a no declarar contra ti mismo y derecho a no confesarse culpable.
· Derecho a designar un abogado de tu elección, o bien que se designe uno de oficio, y solicitar su presencia.
· Derecho a llamar a un familiar o persona cercana con el fin de informarle de que has sido detenido y del lugar donde te encuentras.
· Si el detenido es extranjero y no entiende el castellano, tiene derecho a un intérprete gratuito.
· Derecho a ser visitado por un médico. Se recomienda pedir siempre una visita médica por si ha habido alguna lesión, que puede haber quedado inadvertida en un principio (contusiones, cortes …), con el fin de obtener un parte médico. Este parte puede ser la única prueba de las lesiones en un eventual juicio.
· Derecho a ser puesto en libertad o bien a ser llevado ante un juez en un periodo máximo de 72 horas.

¿Qué es lo que sí puede hacer la policía en caso de detención? Te pueden requisar los objetos personales, incluyendo pendientes, pírcings y similares. Te pueden requisar el móvil pero sigues teniendo derecho a una llamada y no te pueden obligar a decirles la contraseña. Sólo pueden intervenir tus comunicaciones con una orden judicial. Pueden tomar fotografías del detenido, y en especial de rasgos físicos distintivos como tatuajes o cicatrices. Pueden preguntarte lo que crean conveniente, pero en ningún caso tienes la obligación de responder (y se recomienda no hacerlo).

Consejo práctico: Hay negarse en todo momento a ponerse ropa que nos de la Policía, y menos aún que se nos hagan fotografías con esta ropa.

¿Dónde llamar en caso de detención?

– La asociación de abogados Drets ha habilitado un número para solicitar asistencia letrada: 697 83 29 11.

– En todo caso, se puede llamar a un abogado de confianza o pedir la designación de un abogado de oficio. La policía está obligada a llamar al abogado que tú les indiques.

En todo los casos, hay que evitar la violencia y mantener las formas. Es vital no caer en provocaciones, responder siempre con respeto y de manera pacífica, y guardar siempre todas las pruebas posibles para eventuales procesos judiciales que se puedan dar en un futuro.

Hay que dejar claro que, ante todo, este es un movimiento absolutamente pacífico, basado en la acción no-violenta, y seguir este principio en cualquier situación. Actuar de manera pacífica y respetuosa nos protege de cualquier amenaza de acciones legales y da legitimidad a las reivindicaciones políticas.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s